viernes, 10 de junio de 2016

Historia de Nuestr@s Niñ@s del Agua: Markel


Cuando Nuestr@s Niñ@s del Agua parten, con ellos se marchan todos los planes e ilusiones de su Mamá, de su Papá, de sus herman@s, de su familia. Nuestras esperanzas, nuestros proyectos, nuestro futuro, en escasos momentos, se quiebran, al igual que nuestros corazones.

Pocas personas comprenden esta pena infinita. Pocas personas captan la profundidad de nuestra tristeza. 

Sin embargo, no estamos solas, muchas madres hemos pasado por situaciones parecidas y estamos aquí para apoyarnos para acompañarnos, para prestar ayuda. Al igual que Cristina que, a pesar del inmenso dolor que siente por la pérdida de su precioso Markel, con el fin de ayudar a otras Mamás a pasar por estos momentos tan desoladores, ha querido compartir con tod@s nosotr@s su historia.

¡¡Muchas gracias Cristina!!

Elena Mayorga


Historia de Markel narrada por su Mamá, Cristina:

"Me gustaría compartir con todos la historia de Markel, mi bebé angelito que ayer hizo un año se marchó para cuidarnos y amarnos desde el cielo. Hoy le sigo llorando.

Aquí va nuestra historia.

Tenemos una niña de 6 años y después de muchos intentos, por fin logré la ilusión de quedarme embarazada. Mi hija estaba loca de contenta y nosotros no cabíamos en nuestro gozo.  Un bebé en ese momento era una total bendición.  Todo iba bien, incluso la temida ecografía de las 20 semanas salió perfecta. No había ninguna anomalía y todo estaba perfecto.  No había por qué preocuparse y dado que ya estábamos de 26 semanas, contábamos con nuestro bebé Markel para todos los planes familiares.  En los dibujos de su hermana, Markel siempre aparecía con nosotros.  Incluso teníamos la foto de la ecografía 3d de las 20 semanas en casa, con su carita perfecta y angelical.

La noche del 28 de Mayo me acosté como siempre, sin ninguna preocupación diferente de cualquier embarazo que cursa con total normalidad.  De repente, a las 04:00, mientras dormía, sentí un enorme dolor en un costado y empecé a sangrar.  El susto y la situación me vaticinaban lo peor.  Cuando llegamos a urgencias me dijeron que tenía desprendimiento de placenta y que tenían que hacerme una cesárea de urgencia.  Así fue, cuando desperté de una anestesia general, me dijeron que Markel no pudo aguantar la situación y que murió en el alumbramiento.

Nos arrancaron un hijo, un hermano, un nieto... la ilusión más fuerte que se puede tener, un bebé.  Lo pasé realmente mal y hoy, un año después, sigo recordándole y llorándole.  Le recordaré siempre y todavía me pregunto por qué a mi, por qué me pasó…..  El leer historias parecidas a la mía, me anima a pensar que no estoy sola, que hay gente que comprende el dolor, el truncamiento… Solo si has pasado por algo parecido puedes comprender el inmenso dolor de estas pérdidas.

Hoy por hoy, mi hija quiere un hermanito pero ya no puedo dárselo. Es una pena enorme y desgarradora saber que lo tuve ahí conmigo, que ya era y formaba parte de nosotros y que de la noche a la mañana, en unas horas, te cambia la vida para siempre.


Hay que aprender a vivir con ese dolor, y yo todavía estoy aprendiendo."

4 comentarios:

  1. Espero que el tiempo nos cure, no sé de qué manera porque es algo tan profundo. Me llamo Fer, he perdido tres embarazos. Uno con 10 semanas, nunca escuchamos el corazón del bebé. Al año quede embarazada y me llegó el sueño más grande que tuve, gemelos, varones, cuanta ilusión en toda la familia, y en mi hijo de tres años cuanto amor, cuanta feñicidad. A las 21 semanas rompí el agua de fuente sin ningún motivo aparente, no se pudo hacer nada más. Tuve un parto inmaduro.
    Después de mucho dolor, dolor que esas madres afortunadas sienten para dar vida, lo sentía yo para que mis bebés aún vivos murieran en el camino a la vida. Ese dolor con el que mi cuerpo quería pujar mi corazón me decía que no lo haga porque se me iban mis bebés, los perdía, nuestros hijos, los hermanitos de mi hijo... Ya no se que era más fuerte si el dolor físico o el emocional.

    Han pasado seis meses y aún no nos olvidamls de ellos, no hemos sanado. Un tiempo después quede embarazada, trate de estar tranquila y no tener pensamientos negativos, todo estuvo bien y aunque no quise decir a mi hijo él se dió cuenta y se volvió a ilusionar. A las trece semanas no se escuchó más su corazón, pastillas, y legrado de emergencia por hemorragia.

    No encontré argumentos para de nuevo desilusionar al ser que más amo en la tierra, mi hijo, tengo mucha rabia conmigo mismo por causar tanta tristeza en todos, enojo con mi cuerpo que no los lleva bien...

    Hace algo más de un mes que lo perdimos y no logro sonreír del todo. Mi hijo es mi fuerza pero a diario me acuerdo que cuatros hijos más no están aquí. A esto se suma mi miedo a no poder intentar nunca más, a que después de los legrados que me han realizado no pueda embarazarme, que mi matriz no esté sana, y tantas otras cosas. Nuestros hermanos (2) fueron padres recientemente, asi que rodeados de bebés y en espera de mas bebés en estos meses. Epoca de reproducción en la familia, Todas tendrán a sus bebés y nosotros, mi hijo, mi esposo y yo; seguiremos con este vacío que nos dejaron.
    No encuentro consuelo, nada que me alivie y me quite este miedo a vivir. Trato de ser fuerte para no opacaf la alegría de tener nuevos pequeñitos en la familia, pero por dentro tengo el alma destrozada de ver lactando a mis sobrinos, algo que tanto soñé hacer con mis gemelitos, me hacía mucha ilusión.

    Solamente mi hijo me da fuerza y me aferro a el, pero cada vez que me recuerda el tema, que me pide dos hermanitos y me dice que el va a ser paciente y esperar, me rompe el corazón.
    Que la vida nos ayude, nos sane, nos dé fuerza y valentía.
    Abrazo para todas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu historia me ha hecho llorar ya que ayer pase por lo mismo que tu perdi a mi bb. De 7 semanas o quisas mas. El dejo de crecer a las 6 semanas y su corazon se detuvo. El saber que estaba ahi y haber visto como latia su corazon y se me movia me destroza. Y al igual que tu pensar que pueda volver a pasar por lo mismo es algo que no puedo concebir. Pues la ilucion que creo en mi esposo y mi hijo que tanto deseabamos un hijo y un hermanito es desgarrador. Solo puedo decirte que entiendo tu dolor. Y dios te bendiga y te de fuerzas.

      Eliminar
  2. Hola yo estoy en este proceso llevó a mi bebé muerto en mi vientre..es muy doloroso pasar por esto ..tengo 8 semanas de gestación y este viernes mi bebé dejó de latir su corazón...debo esperar 1 semana más para ver si mi cuerpo en forma natural hace su trabajo...es muy doloroso vivir esto cuando ya te ilusión as con un ser pequeñito en tu vientre...esto con mucha pena viviendo este luto ...Y sola porq su padre no quería tener más hijos ...lloro en silencio la muerte de mi pequeño bebé ...

    ResponderEliminar
  3. Hola, lo mismo estoy pasando yo por estos momentos... Tengo 8 semanas de embarazo pero el embrión no siguió desarrollándose (nunca escuché su corazón) ahora a esperar 3 semanas más para ver si mi cuerpo lo rechaza o de lo contrario me tengo que internar para seguir con el procedimiento. Es un proceso súper doloroso, como bien leí, hasta acá llegan las ilusiones y los recuerdos mejor olvidarnos... Era nuestro primer bebé, era el primer sobrino y nieto al mismo tiempo, era nuestra razón para darle otro sentido a nuestra vida, era por quién queríamos luchar y entregar todo nuestro amor, era nuestro Matías o nuestra Antonia que esperemos vuelva pronto.....
    Cariños y mucha fuerza chicas... No tengo más palabras ya que se que en este momento no valen, sólo nosotras sabemos la pena.que tenemos

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario. En breve te responderé.